Desconexión digital del móvil en vacaciones de verano

¿Desconexión digital del móvil en vacaciones? Siempre a favor

Cada vez que llega el verano decimos lo mismo: “esta vez sí desconecto el móvil, de verdad”. Pero luego nada de nada. Aunque queremos olvidarnos de todo y relajarnos, somos tan dependientes de nuestros dispositivos tecnológicos que se hace muy difícil la desconexión digital en vacaciones.

Todos los expertos la recomiendan una y otra vez. Entonces, ¿Por qué es imposible estar sin las ataduras de la tecnología? Muy fácil: porque no podemos hacer casi nada sin la ayuda de nuestro ordenador, tablet o móvil. Y eso es un problema porque así no llegamos a relajarnos al 100% tal como nos piden el cuerpo y la mente en nuestro merecido descanso del trabajo.

Un buen propósito que podrías ponerte estas vacaciones podría ser ese: intentar de una vez por todas desconectar de todos tus dispositivos y disfrutar de tu familia y amigos en persona, sin que haya una pantalla de por medio.

¿Por dónde empiezo la desconexión digital?

En primer lugar, desde Supergad recomendamos que avises a tus compañeros de trabajo, familiares o amigos y les digas que solo vas a atender el teléfono para cosas importantes. Si quieren darte algún aviso o quieren quedar contigo para verte puedes contestarles, claro, pero si es para contarte cualquier cosa sin importancia, ni caso.

Eso incluye a los compañeros del trabajo. No dudes en decirles que vas a estar unos días en modo off y que, por supuesto, no vas a poder atenderlos. Esto es mejor dejarlo claro en la oficina antes de las vacaciones para evitar luego malos entendidos.

Teniendo todo esto en cuenta, te aconsejamos lo que debes (o al menos intentar) hacer:

Organizar un calendario y agenda de visitas

Si tienes que ver a mucha gente en verano, deberías planificarlo previamente. Intenta reservar con antelación los días en los que vayas a quedar con alguien.

Sabemos que esto es un poco más difícil, ya que siempre surgen imprevistos y es complicado cuadrar agendas con todo el mundo. Pero al menos hay que intentarlo.

Por ejemplo, si algún familiar o amig@ que vive fuera vuelve a tu ciudad, contacta antes para ver cuándo podréis veros. Seguro que a él o ella le viene también mejor un poco de planificación porque tendrá muchos compromisos familiares.

Chica con móvil en paseo marítimo

Usa el modo “silencio” o “avión” y apaga las notificaciones

Si activas esta opción el terminal no dará avisos. Silencia todo menos las alarmas necesarias (como el despertador).

Otra alternativa puede ser quitar las notificaciones. Te pueden distraer y hacer que inconscientemente mires el móvil cuando la mayoría de veces no es algo importante.

Finalmente, el modo “avión” también puede ser un aliado eficaz para la desconexión digital. Esta alternativa permite desactivar las opciones inalámbricas del teléfono, pero manteniendo herramientas como la alarma que no necesitan conectividad.

En este sentido, también puedes eliminar, aunque sea temporalmente, las aplicaciones menos importantes. Entre otras, muchas de juegos que seguro que son muy entretenidos, pero de las que en vacaciones de verano puedes prescindir perfectamente.

Apagar siempre el móvil unas horas al día

Por la noche seguro, pero también en la hora de la siesta y en comidas, cenas y desayunos.

Llamadas, las justas

No pierdas el tiempo para decir cosas que pueden esperar a la vuelta de las vacaciones. Solo haz llamadas para cosas urgentes. Por ejemplo, si tienes que cambiar una hora para quedar.

Son tus momentos de máxima tranquilidad, y una llamada o un whatsapp puede romperte esa calma.

Y ya que hablamos de whatsapp:

Silencia los cientos de grupos en los que estás, algunos de ellos incluso como administrador. Están muy bien los memes y los chistes para echarse unas risas, pero una vez que empiezas no puedes parar. Seguro que puedes vivir unos días sin ellos.

En vacaciones, el whatsapp solo para lo importante.

Mujer con móvil en la playa

Si logras una desconexión digital total (móvil, tablet, ordenador), verás como tienes mucho tiempo para otras cosas importantes en las vacaciones de verano: leer, escuchar música, bañarte en la piscina, pasear por la playa, salir a cenar… En definitiva, aprovechar más el tiempo sin el estrés de la tecnología. Eso déjalo para el invierno y el trabajo. Ahora, ¡a disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *